Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

miércoles, 1 de julio de 2009

Albino Jara

No todos saben que los restos de Albino Jara, un coronel pintón y corajudo, están en un mausoleo, en plena plaza céntrica de Luque. Están allí porque él era luqueño y porque fue un personaje de la historia paraguaya. Empedernido donjuán, conspirador hasta la muerte, elegante como un caballero inglés, audaz como muy pocos.
Fue presidente de la República en un breve periodo en la alborada del siglo XX y se lo mató por Paraguarí, en su ley, resistiendo al gobierno de entonces.
En el fondo, pareciera que a Jara lo que le apasionaba era la riña, el olor a pólvora, la sangre en el filo de la espada y las mujeres bellas. No bebía, solo aquella vez cuando, en Bonete, supo que su adversario Adolfo Riquelme fue asesinado. Si Jara era un hombre común, de la calle, hubiera sido un moquetero cualquiera.
En Santiago de Chile, cuando estudiaba en la Academia Militar, compartía la pieza de la pensión con Eugenio Alejandrino Garay. Jara, un mujeriego; Garay, un bebedor de vinos como pocos, luqueño era de invitar a las mujeres a la modesta habitación de ambos y; Garay, un despatarrado, desparramaba las botellas vacías de la bebida en todo el piso.
Un día Jara le reclamó al compañero que cuidara de no tirar botellas por todo el cuarto. "¿donde se a visto un prostíbulo sin botellas de vino?", le respondió sin asombrarse.
Un 2 de julio de 1908, Jara estaba en lo suyo: derrocaba a Benigno Ferreira de su cargo de Presidente de la República. Pero esto de hacer revoluciones, contaban los abuelos, no era cosa de otro mundo para los paraguayos. Jara siempre andaba bramando como el trueno por algún recóndito paraje al frente de sus leales. "Aipova pa ara tera pa Jara", pronunciaban al santiguarse las viejas cubiertas de mantos negros.
Sus restos están en una urna, juntos a otra con los del general Elizardo Aquino, héroe de la Guerra contra la Triple Alianza. Pero pocos visitan el sitio, ingratitud que acaso provenga del desconocimiento de la mayoría sobre el pasado de nuestros referentes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El 12 de febrero de 2011, Manuel Cuenca dijo en el noticiero central de Canal 9 que "no se sabe" donde están los restos de Albino Jara, abonando con imágenes tomadas en un cementerio. Manuel nomás no sabía que están en un mausoleo en plena plaza "Mariscal López" de Luque.

guillermo dijo...

saben algo de su padre ? , el tambièn coronel zacarìas jara, si mal no recuerdo tambièn està enterrado en el cementerio de luque

guillermo dijo...

en la revista de abc del domingo 27 de marzo 2011 hay un artìculo sobre albino jara...

Efraín Martínez Cuevas dijo...

Sí, Guillermo. Leí el artículo del colega Javier Jubi. Su trabajo está basado, textualmente, en las memorias de Arturo Bray. Para mi gusto, hubiera añadido también la salsa de Alfredo Jaegli ("Albino Jara, un varón meteórico"); Sindulfo Martínez ("Hombres y pasiones"). La famosa frase "Aipova pa ara têrapa Jara", no es la única. Quedan en la memoria de los abuelos "Jhake Brizuela, he´i Jara"; "Por la razón o por la fuerza" (lema de Jara); "He de tomar La Paz a cañonazos" (frase de Jara), "esto, sí, es café" (últimas palabras de Jara), etc., podían haber añadido el autor del mencionado artículo. De todos modos, un aporte interesante.