Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

jueves, 2 de julio de 2009

Nuestros amores por Internet

Se me hace que, parafraseando a Mafalda, la humanidad está carente de amor por eso esto del chat, el Orkut, el Sónico, el mail, la cámara, son herramientas para encontrar eso que en verdad nos falta o, sencillamente, querríamos experimentar. Me refiero a las relaciones sentimentales.
Supongo que por esto, esas comunidades para encontrar parejas tienen tantos afiliados. Algunos tienen millones de contactos.
Me decía hace unos días una amiga, también internauta, que muchos de sus nuevos referentes masculinos le preguntan si tiene video cámara. Al sí de ella, muchos le piden que se desvista en el acto. Como ella dice: plop.
Y así anda el mundo decía Jorge Gestoso. El mundo nos propone otros modelos de relacionarnos. Las nuevas tecnologías en nuestras manos nos llevan a ser parejas a los apuros, al aquí y ahora, no solo a uno o una sino a varios al mismo tiempo, porque así se puede desde el ordenador de la casa o la oficina.
Creo que mediante Internet, muchas de las agencias de viajes y de las compañías aéreas se hicieron de fortunas, porque la gente empezó a salir atraídas por otras, no importa cuan lejos estén. Desde luego, en esos encuentros se producirían verdaderos milagros pero también decepciones.
Para obtener parejas, hoy es demasiado fácil. Basta con activar el ordenador e ir a las páginas de parejas. ¿Para qué ir tan lejos?, en el mismo correo de uno llegan, de vez en vez, ofertas claras, contundentes, increíbles. Entonces, pienso, la fidelidad está pasando por su peor momento en todo lo que va de la historia romántica de la humanidad.
Soy medio del viejazo porque, si bien esto de enamorarse por Internet es práctico y contiene una buena dósis de seducción, soy de los que piensan que una relación debe empezar de abajo y - tolerancia de estilos - que pueda contener un poco de eso de las visitas periódicas a la pareja, sobre todo del varón a la mujer, aunque eso de ir los martes, jueves, sábados y domingos, medio que dejo para el gusto de cada uno.
Ahora, como que la relación de pareja es sólo sexo. Se empieza por el sexo y se termina al otro día o cuando a una de las partes se le ocurre pronunciar el "si te he visto no me acuerdo" y a otra cosa mariposa.
Soy de la antigua que prefiere que el sexo sea la consecuencia de una causa (la buena relación que va creciendo) aunque "la prueba de amor" viene de las cavernas del tiempo. Creo en la relación duradera, después del sexo, mediante el haberse frecuentado la pareja.
En algún lado leí que amar es un verbo y que sentir amor es la consecuencia del amor. Para mi gusto personal esto vale mucho.
No estoy muy seguro que esa ansiada solidez aporten las nuevas tecnologías en nuestras manos. Desde luego, no es compromiso de Internet nuestras respectivas conductas individuales. Cada uno sabrá qué hacer de su relación con la otra persona, ordenador en manos. Pienso, en un arrebato de optimismo, que se puede enamorar a alguien por Internet y no quedarse sólo con el sexo acordado y terminó la historia.
Por eso digo, depende de nuestra voluntad y esta todavía no está manejada por tecnología alguna como lo es, sí, la relación.
Como en todas las disciplinas de la vida, la causa genera consecuencias. Si se usara equivocadamente los nuevos recursos de la comunicación no darán sino resultados equivocados. A las causas desprolijas consecuencias desprolijas.
Muchos creeerían que, por fin, eso de buscar parejas y acostarse con ella antes que cante un gallo, soluciona nuestros problemas sentimentales. A lo mejor, algunos lo solucionan, pero de la mayoría se me hace que no. El diablo sabe más por viejo que por diablo.
No porque tengamos a Internet en nuestras manos, en fin, convertiremos al mundo en un enorme serrallo.

2 comentarios:

Marisa dijo...

Efrain nada se refleja mas a la realidad actual que este articulo. Me ha encantado. Un abrazo.

graciela dijo...

POR LO MENOS LOS AMORES POR INTERNET, YA SABEMOS QUE SON VIRTUALES, DE MODO QUE LOS QUE CAEN EN SUS GARRAS, CAEN POR TONTOS. ME PREGUNTO, ¿¿Y LOS QUE SI EXISTEN Y SE ESCONDEN CUANDO YA NO SABEN QUE HACER NI QUE DECIR A LA INCAUTA/O QUE LES CREYÓ??
ESO SI ES PEOR.