Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

domingo, 12 de julio de 2009

Ramón Avila

Roberto Sanchez, el Gitano, el Sandro de América, nos marcó con su estilo de decir amores con el canto. Sobre todo a Ramón Avila, aquel flaco, moreno y alto de Fernando de la Mora de fines de la década de 1960, que cantaba igual que el artista argentino, sobre todo aquel "Te propongo" que, acaso en sus fantasías jóvenes, hubiera gustado hacerlo al frente de los Blue Caps, del Equipo 87 o de Los Hobbies, que empezaban a tocar en el Club Alemán. Pero su timidez lo vencía provocando la hilaridad de sus amigos, nosotros.
Escucho esta noche a Sandro y recuerdo aquella esquina de Julia Miranda Cueto y Primero de Marzo de Fernando de la Mora de 1969. El almacén "Gloria Graciela", el baldío de la Asociación Fernandina de Jóvenes, el arbolito en cuyas horcajada se ubicó una precaria silla para el réfere, las calles de arena, los chivatos plantados por los Amarilla Jara en cuya sombra nos juntábamos los adolescentes de aquel tiempo.
Ramón Avila era un cantante que quedó en el camino. Su timidez le jugó una mala pasada. Pero cristalizó sus aspiraciones de cara a la vida con Olga Velázquez, aquella bella muchacha, la maestra de la no menos tímida sonrisa. Olga sí era, a lo mejor, todo el objetivo de sus interpretaciones calladas. Era su Sandro.
Y con Sandro y Ramón esta noche escuchando el "te propongo, disfrutar de una mañana, caminando de la mano, una flor en tu ventana, o que un violín gitano nos regale con su voz", me dejo llevar a aquellos tiempos fernandinos de cuando concurríamos a las funciones populares de los martes del Cine Terraza o, trepábamos al yvapovo de la Calle Última para mirar, de polizón, las películas del cine Continental, proyectadas al aire libre.
¡Vaya modo de viajar al pasado con este "yo no te propongo ni el sol ni las estrellas" de "Te propongo"! De aquellos cócteles en las casa de Olga, Marilé o en la pista de la muni. O de las fiestas en el Sport Colombia.
Y de Francisca, una noviecita furtiva mía a la que pretendía Lorenzo Giménez, mi amigo de infancia y que ella negaba.
"Tampoco yo te ofrezco un castillo de ilusión", extraigo de la canción de Sandro y recuerdo la bonita casa de Alfonso Colmán, al otro lado de la casa de los Irala. "Polla" Irala murió hace más de 30 años. Ramón también hace tres años, un día 29 de enero. No lo sabía, me contó Chiqui Velázquez, en un cruce de mensajes por Orkut. Quedaron sus hijos para recordarlo siempre, como nosotros, como yo que lo veo cantando, sin estridencias, el "Te propongo" gitano.
Seguro que lo recuerdan también Tito y Gustavo Rolón, Roberto, Caserula, Miguel Bazán, Rey, Nena, Tico Amarilla, Ulises y Javier Demestral; Marcelo, mi hermano, Victorito Amarilla; Rey y Carlos Benegas; Charles Delorme y Calixto Almirón.
Esas calles fernadinas tienen huellas de Ramón Avila y en las paredes de sus casas quedan impregnadas, en la sutileza de lo intangible, su voz y la sonoridad de sus carcajadas felices.
Me queda el grato recuerdo de aquel moreno espigado, del amigo que en sus largos brazos sostenía a Jorge Luís, mi primer sobrino, en aquellas mañanas domingueras de cuando, impecablemente vestido, a lo Sandro, compartíamos tiempos sin relojes a la sombra del mango, frente a casa.
Esta noche, el video de You Tube me transporta y deja en Fernando de la Mora, en 1969, sentado en el banco de la vereda de Tico, Marilé, Cármen y Pachani, escuchando a Ramón cantar estrofas tímidas del "Te propongo", su pasaporte, supongo, para llegar al corazón de Olga.

3 comentarios:

graciela dijo...

GRACIAS POR RECORDAR ENTRE OTRAS COSAS A FERNANDO DE LA MORA, LA CIUDAD DONDE VIVO DESDE EL AÑO 1969.
GRACIELA

sebastian dijo...

don Efrain muchas pero muchas son las gracias por esas frases tan alagadoras,emotivas y con tanta emocion hacia mi papa!!es la 5 ves que intento leer sin derramar lagrimas y por fin logro leer todo...
CESAR AVILA

Fabian dijo...

Simplemente Gracias por transportarme al lado de Papa cada vez que veo esto veo digo porque a cada palabra escrita aquí lo define a el como fue con nosotros y como decís esos brazos largos son los que más extrañamos todos Gracias Efrain.........FABIAN AVILA