Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

sábado, 2 de enero de 2010

Salvemos la Biblioteca Nacional

Debo advertirles que el título es una idea del apreciado maestro Alcibiádes González Delvalle. Él sugirió iniciar una campaña de la gente de buena voluntad para que la principal biblioteca paraguaya al menos tenga un rubro para quienes atienden a los lectores y los volúmenes disponibles en sus estantes.
Recién hoy leí por Internet el comentario de Alcibiádes y que publicara el pasado 19 de diciembre en el diario donde trabaja, bajo el título de "La Biblioteca Nacional agoniza".
A propósito, durante un año fui lector diario de la Biblioteca Nacional de Madrid, donde tuve la oportunidad de coincidir mis horas de investigación con grandes historiadores y escritores americanos y europeos, visitantes de altos quilates intelectuales que dan lustre a la biblioteca y a España.
He tenido la oportunidad de hacer mis trabajos también en la Biblioteca Nacional de nuestro país. Desde luego: las diferencias son abismales. Mientras en la de Madrid (una de las cinco más grandes del mundo) se captaban los últimos libros para que el investigador no quede con las ganas, en Paraguay varios libros fueron robados por sus mismos empleados.
Si ni siquiera pagan el sueldo, si el funcionamiento de la biblioteca es posible porque Dios es grande, no se pedirá lealtad a los empleados.
La Biblioteca depende de la Secretaría Nacional de Cultura que no le presta atención alguna, por eso - por ejemplo - su directora, Sayda Caballero, no tenía sueldo, trabajaba gratis. Y conste que ella es una de las que más sabe de bibliotecología de Paraguay.
Ella tuvo que ir a su casa porque también tiene derecho a comer mediante su trabajo. Con lo que estaba haciendo profesionalmente en la Biblioteca Nacional no puede llegar a ese objetivo básico.
Supongo que el presidente Lugo se habrá de interesar este grave caso. No sé, no hay que perder la esperanza.
Con estas señales podemos decir que de nada sirvió separar a los "corruptos" colorados del poder, porque con los colorados, el director al menos tenía sueldo. Ya van 17 meses de gobierno de los socialismo luguista pero la cultura no da señales de recuperación. Desde luego, el socialismo no es la panacea cultural, pero al menos era una opción de cambio. Y uno espera que el cambio sea para bien y no el gatopardismo de siempre.
Con semejante desprolijo administrativo en el Ejecutivo los creadores de la Biblioteca Nacional deben estar trepando paredes allí donde estén.
Mientras tanto me sumo a la propuesta de Alcibiádes, al menos hago coro para salvar a la mencionada institución.

1 comentario:

Richard D'Bury dijo...

Excelente nota, nos agradaría la divulgue en nuestro foro latinoamericano de bibliotecologia, cuyo e.mail es

richardebury@gruposyahoo.com.ar

adjunto los links del Foro y el Blog
http://ar.groups.yahoo.com/group/RichardeBury/

http://richardebury.blogspot.com/