Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

jueves, 21 de febrero de 2008

Ya no más desatinos

Lucas, un sanpedrano, jugaba al fútbol con otros compatriotas cuando, de pronto, cayo fulminado por un golpe cardiaco. Murió en el acto ante el asombro, susto y estupor de los presentes. Fue en Málaga el 7 de diciembre. A la tragedia se sumo otra: la falta de medios económicos para repatriar sus restos hasta Choré, su pueblo. La colectividad de nuevo se puso en acción.
El caso del compatriota fallecido en un campo de fútbol de Málaga bien vale para reflexionar. Es bueno preguntarnos si hasta cuando podremos solucionar la repatriación de nuestros paisanos fallecidos, y si hemos encontrado la solución para, según estimaciones oficiales, los 500 paraguayos que fallecen al año actualmente en España.
Todas las contribuciones periódicas, los eventos organizados por clubes, discotecas y asociaciones, las rifas y las modestas cuotas a los que apelemos no serán suficientes para hacer frente a la repatriación de nuestros muertos y que, fácil, demanda al año unos 3.500.000 euros (500 féretros por 7.000 euros cada uno).
Si en España formamos parte de una colonia de 150.000 paraguayos, aunque esta cantidad no está avalada oficialmente, somos muchos como para tener al día, al menos, un compatriota fallecido y cuyos restos deben ser enviados al Paraguay.
Entonces, la única solución pronta y segura es el seguro personal que cada uno de los paraguayos deben adquirir de cualquiera de las casas de seguro que existen en España y cuyo precio anual no supera los 75 € (6.25 euros al mes).
Si todos los paraguayos pagáramos este seguro no tendremos que desesperarnos por la repatriación de los restos del compatriota. Será un problema solucionado en menos que cante un gallo por la empresa aseguradora. Y terminará la triste como desagradable opción de mantenerlos restos en un frigorífico forense o incinerarlo cuando se cumpla el corto plazo fijado por las autoridades sanitarias.
La prevención es hija mimada de la prudencia.
Asumiendo cada uno, rigurosamente, nuestras respectivas responsabilidades personales, habremos de sacarnos una buena carga social de nuestras espaldas, como a las de los demás. Nos hacemos de un seguro y ya está. Se trata de una cuestión de sentido común. No pensar en un seguro personal es exactamente un desatino.

1 comentario:

Efraín Martínez Cuevas dijo...

He recibido en mi correo personal la carta la siguiente carta proveniente de Paraguay, y que agradezco al remitente:

"Es la 1ra. Vez que lo leo. Ameno, práctico, qué dato compañero 500 paraguayos pasan a mejor vida en España al año…0,33%
Con vuestra experiencia, crees que el paraguayo cambiará? Hoy crucé a las 12:30 hs. la plaza que está en diagonal con el Sh. Mcal. López camino al Interbanco, qué encontré? Un montón de basura “fresca” con no más de 10 a 15 hs. de haberse tirado…digo por el contenido (frutas, papeles, etc.) y el mosquito arrasando paisanos… considerando el nivel de personas que transitan por dicha plaza… yo amigo, ya no tengo mucha paciencia… la carencia de cultura es enorme… si vamos a Laurelty en 10 días, estarán los mismos restos y pastizales en alto…
Necesitamos 10 Martinez por manzana en Py, para ir lentamente cambiando…me refiero al ex intendente de Atyrá…lo recuerdas… deberíamos levantar un monumento más ahora, no? Qué pena que su ejemplo no siguieron los intendentes, concejales, y demás ilustres ciudadanos….nosotros en nuestra casa, módicamente tenemos ordenado…una lucha.
Un abrazo,
José Eduardo"