Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

domingo, 17 de febrero de 2008

El estudio de nuestra historia


Un medio de comunicacion asunceno refirió el 17 de febrero de 2008 sobre el lanzamiento de becas para diez bachilleres destacados o para egresados de alguna carrera terciaria en la universidad que lleva adelante la idea, la Católica. Son oportunidades académicas para quienes desean seguir la carrera de Historia. La idea a más de excelente es oportuna.
En Paraguay faltan historiadores y para que se formen es necesario alentar a los jóvenes, respaldarlos, guiarlos como de hecho está practicando la Universidad Católica de Paraguay. A esta decisión académica debiera apoyar la Academia Paraguaya de la Historia, la Imprenta Nacional, el Ministerio de Educación y Cultura y toda persona e institución privada y pública que se percaten de la importancia de la carrera.
La historia paraguaya debe ser estudiada con criterio científico. Los documentos que refieren al Paraguay del pasado todavía no se estudia con la rigurosidad del investigador liberado de pasiones del origen que fuere. A propósito, en la Biblioteca Nacional de España hay casi un millar de títulos sobre historia paraguaya que fueron escritos por historiadores extranjeros, cuyos trabajos son desconocidos en nuestro país. Los nuevos historiadores del Paraguay ya deben leer y estudiar todo cuanto se guarda sobre el Paraguay en esta biblioteca europea.
El Registro Oficial, manejado por la Presidencia de la República e impreso en la Imprenta Nacional, debe ser uno de los primeros documentos oficiales que maneje de pe a pa el estudiante que egrese de la carrera de Historia. Este compendio de leyes y decretos debe ser como la Biblia para los cristianos o el Corán para los musulmanes. En la biblioteca "Alfredo M. Seiferheld" de la Imprenta Nacional se tiene una cantera de la historia paraguaya que espera a los investigadores.
El Paraguay necesita de todo profesional riguroso que aporte para recuperar la verdad, la armonía y la sabiduría. La nación debe ser liberada de tanta mediocridad. Los historiadores son profesionales necesarios en nuestro país porque serán ellos quienes ayuden a recordarnos qué de bueno y malo se hizo en nuestro pasado. Dicen que la historia se repite, lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan.
La historia paraguaya es poco conocida por los paraguayos por lo que su enseñanza necesita un nuevo orden, luego de más de 60 años de su manipulación por parte de quienes ejercen el poder. Dice Óscar Wilde que el único deber que tenemos con la historia es escribirla y no la podremos hacer con todo el peso de la verdad si no la estudiamos con rigurosidad sin torpes fanatismos partidarios. Por de pronto, nuestros períodicos son nuestros libros de historia pero estos lejos están de ser las fuentes que nos merecemos. Quizás Voltaire fue un poco duro al decir que los periódicos son "archivos de las vagatelas", pero ante la necesidad de registrar la historia propiamente dicha con todas las letras algo de ganas de creerlo me acosan.
El aporte de la Universidad Católica a favor del estudio de la historia paraguaya es un ejemplo que debieran seguir otras universidades nacionales y los jóvenes estudiantes deben confiar en que la licenciatura al que accederán estudiando esta carrera les puede ser rentable.

1 comentario:

Efraín Martínez Cuevas dijo...

La siguiente carta remitió a mi correo personal la persona cuya nombre aparece al final de la carta:

Buenos días Sr. Efrain Martinez Cuevas

En primer lugar tengo que decirle "Gracias" por haberme agregado entre sus contactos y poder recibir sus articulos, realmente interesantes.
Generalmente no tengo mucho tiempo para ponerme a leer diarios ni libros, pero sus articulos me sirven mucho para aprender y enterarme de muchas cosas.
Espero seguir recibiendolos.
No es por agradarle solamente, sinceramente son muy interesantes, valiosos.
Es gratificante poder leer estos artículos.
Siga adelante, y que nuestros Dios prospere todo lo que emprende.
Muchas Bendiciones.
Cordiales Saludos
Gladys Ovelar