Detrás de la puerta, esto

Detrás de la puerta, esto
Procuro que mi blog sea agradable como lo es un buen vino para quién sepa de cepas; como un buen tabaco para aquellos que, como Hemingway, apreciaban un buen libro, un buen vino, un buen ron y un buen puro. Es todo mi intento para cuando abra esta puerta (Foto: Fotolia.com).

Temas disponibles en este blog

martes, 4 de diciembre de 2007

Los últimos tiempos de Nicanor

Dentro de ocho meses el presidente Nicanor Duarte Frutos habrá de juntar sus pertenencias personales de los cajones de su escritorio y se vá del Palacio de Gobierno. Seguramente días antes se habrá de marchar de la Casa Presidencial de la avenida Mariscal López. Estrenará, seguro, una casa de película. Ese 15 de agosto, a lo mejor, ni bien entregue la banda presidencial al sucesor electo se habrá de mandar a mudar a alguna playa porque, para eso y muchos caprichos más, plata es lo que más le sobra.
Desde luego, a partir de finales de abril será el hombre más solo del Paraguay, así gane su candidata Blanca Ovelar. Ni bien las urnas revelen quién será el nuevo inquilino del Palacio de López, don Nicanor tendrá suficiente tiempo para leer las últimas obras de García Marquez, las felices ocurrencias de Helio Vera o, si quiere, "Nido de narcos", mi libro sobre narcotráfico en el Paraguay.
Porque tiempo, sí va a tener de sobra. Nadie le visitará. Nadie le llamará por teléfono sino para reclamarle algo. Nadie perderá su tiempo sometiéndose a largas antesalas en la pieza contigua a su oficina. No le invitarán para inaugraciones de escuelas, hospitales, calles, plazas, seccionales coloradas, puentes; ni para cumpleañitos infantiles. Será el campeón del tiempo libre. Tendrá tiempo para recorrer los pasillos del Palacio y hasta puede que visite la sala de prensa para charlar con los colegas, con los mismos a quienes tenía por enemigos.
Empezará a sentir la soledad del poder.
Y, como lo conocemos un poco acelerado, se pondrá nervioso. Esta soledad será para él lo que fue el viento norte de julio y agosto para Rodríguez de Francia. Y despediría a embajadores, ministros, presidentes de entes públicos. Los militares de alta graduación que vayan buscando pista para bajar. A lo mejor, igualmente, se enojará mucho porque los funcionarios a su cargo ya no le darán bolilla sino al electo.
Como el nuevo presidente habrá de ser el nuevo ocupante de Mburuvichá Roga tendrá que desalojar ese recinto con cierta antelación para que se arreglen los baños, se destranquen las cañerías, se cambien las tejas rotas, se pinten las paredes, se fumigue y se metan los muebles nuevos de la nueva familia presidencial. Serán meses de atender la mudanza.
Me supongo que sus últimos días de poder utilizará igualmente para la transferencia de propiedades. A lo mejor desde el 15 de agosto de 2008 aparecerá como absoluto propietario de las estancias, que por ahora supuestamente es nomás de un pariente suyo, y aquel avión a chorro que le regaló un industrial cigarrillero, ¡por fin!, estará a su nombre y no al de un militar de la Fuerza Aérea. A propósito, a lo mejor ya está muy preocupado por ese avión a reacción que venía usando y que estaba guardado en el hangar de Ramón, un amigo suyo, y que casi todas las noches salía con rumbo desconocido.
Sus vecinos de barrio "El Tronquito" de Coronel Oviedo, también ¡por fin!, podrán documentar todo lo que sabían de antemano: las casas que había comprado usando a la parentela.
A lo mejor, desde el 15 de agosto de 2008 aparezca al frente de alguna empresa de comunicación. Quizás algún diario, alguna radio o un canal de televisión. O un holding. Plata tiene para comprarse ahora mismo ABC, Ultima Hora, La Nación, Ñandutí, Canal 9, Primero de Marzo, Cardinal. Sí, el gobierno le fue fructífero, ya verán.
Y no faltará periodista que de criticarle pase a defenderle cuando trabaje bajo el peso de su dinero. Como hizo Wasmosy ni bien pasó a ser ex presidente. Se recordarán que (Wasmosy)había comprado radio Uno, el diario El Día y El Popular. Una venenosa detractora de sus gestiones pasó a convertirse en su más ardiente defensora porque fue contratada, nada más y nada menos que para directora de su radio.
Quién sabe si desde el 15 de agosto, ya como legítimo propietario de alguna radio, Víctor Benitez no sea su azote con el cual seguirá dando a sus miles de detractores.
En los ocho meses que le queda de poder tengo la legítima tentación de pensar que ya tiene armado su equipo de abogados para lo que vendrá: querellas y reclamos judiciales a tutiplés. Los agujeros negros de su administración serán el deleite de abogados, contadores, consultores de todos los orígenes, analistas, periodistas, chamanes, políticos de nuevo cuño y de los flamantes ministros, viceministros, directores y jefes de secciones. Aduanas, Itaipú, Ande, la telefónica estatal, Yacyretá, Vallemí, Hacienda, Banco Central, Obras Públicas, guardan seductores secretos administrativos que empezarán a salir a la luz del sol desde el 16 de agosto con la magia venida de la mano del nuevo Gobierno.
Entonces, don Nicanor, que no es un nene de pecho, se hará de su propio equipo de abogados. Suponemos que cada profesional, dicho sea de paso, no le cobrará el sueldo mínimo por el servicio. Menudo trabajo espera al letrado a su cargo que, por un buen puñado de dólares, se jugará el prestigio personal y profesional defendiendo lo indefendible.
Esto es lo que se viene para el presidente que se va luego de cinco años de una administración que sólo le fue útil a él, sus parientes y a sus amigos. Ahora ya es tarde para desandar caminos. Don Nicanor hizo todo el esfuerzo necesario para que el país esté patas para arriba. Y logró su objetivo. Desde que asumió el poder procuró para que miles y miles de paraguayos huyeran de su tierra. Y logró su objetivo. El plan administrativo de nuestro ovetense Tendotá procuró dejar sin comida a miles de familias compatriotas. Y ¡vaya que lo había logrado con notas sobresalientes de la Logia Universal de la Delincuencia Suprema!
Quizás, la vida da muchas vueltas, por ahí y en meses más venga a España y que más de un paniaguado compatriota le invite a su casa, a sentarse a su mesa, a salir a tomar una cerveza por ahí como si no pasara nada, como si todo estuviera justo y perfecto en los 406.752 kilómetros cuadros de Sudamérica que parece que todavía es de Paraguay. No faltará quien se fotografíe con él junto al oso de la Plaza del Sol, que le acompañe a escuchar un mariachi en la Plaza Mayor de Madrid o a visitar a los paraguayos un domingo cualquiera en Valdeacederas. No faltará, en fin, quien proteja su relación con otro nefasto presidente paraguayo bajo la frase "lo pasado, pisado". En este sentido espero equivocarme; por lo demás, Nicanor empieza ahora a poner sus barbas en remojo.

1 comentario:

diablorojo82 dijo...

OJALA esa ultima parte nos equivoquemos todo realmente, por q no me gustaria, es mas me saberia mal un simple apreton de manos con el cabecilla de un plan de "inflacion fast"... abrazos amigo y mucha suerte en este nuevo emprendimiento.
ELIO